175 años de la Biblioteca Pública de Cuenca IV. De Casa de Cultura a Biblioteca Pública del Estado (desde los años 80 hasta 2002)

 



Años 80. Los traspasos de competencias y la doble titularidad administrativa.

En los años 80 se producen los traspasos de competencias del Estado a las Comunidades Autónomas (Real Decreto 3296/1983, de 5 de octubre, sobre traspaso de funciones y servicios del Estado a la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha en materia de cultura).

En enero de 1985 se publica el Convenio entre el Ministerio de Cultura y la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha sobre gestión de las Bibliotecas de titularidad estatal (Resolución de 14 de diciembre de 1984, de la Secretaría General Técnica, por la que se da publicidad a los Convenios entre la Administración del Estado y determinadas Comunidades Autónomas para la gestión de Museos, Archivos y Bibliotecas de titularidad estatal (cont.)); en virtud de este convenio, la Biblioteca Pública del Estado en Cuenca pasa a tener una doble dependencia administrativa: el Ministerio seguirá siendo titular del edificio y las colecciones, y la Consejería responsable en materia de Cultura se encargará de su gestión y funcionamiento.

A pesar del cambio administrativo, el desarrollo del sistema bibliotecario autonómico aún tardará unos años en experimentar un verdadero despegue. La infraestructura autonómica para gestionar adecuadamente las bibliotecas de la región aún no está creada y no comenzará a desarrollarse hasta la década siguiente.

La Casa de Cultura, que ya solo alberga la Biblioteca Pública y el Archivo Histórico Provincial, continúa haciendo frente a carencias cada vez mayores: los presupuestos para incremento de colecciones y realización de actividades culturales son escasos, el edificio presenta un deterioro progresivo en varias instalaciones, los depósitos se encuentran casi enteramente ocupados por los fondos del Archivo Histórico, sin apenas espacio para las colecciones de la Biblioteca; la plantilla, compuesta por 4 subalternos, 2 conserjes y una bibliotecaria-ayudante, además de la dirección, es insuficiente y no cuenta con la especialización necesaria para desarrollar las funciones que tiene encomendadas la biblioteca como principal centro de información para todos los ciudadanos, más allá del servicio a los estudiantes.

En este momento repleto de dificultades se produce la jubilación de Fidel Cardete, en junio de 1985, tras más de 40 años al servicio de la cultura conquense. Antes de su marcha, y tras arduas gestiones con los responsables del Ministerio, verá confirmada la aprobación del proyecto de adjudicación de un nuevo espacio para el Archivo Histórico Provincial, en el edificio que a lo largo de los siglos fue sucesivamente castillo, sede del Tribunal de la Inquisición, cuartel y cárcel civil, en la parte alta de la ciudad. Las obras de reforma comenzarán en 1985 y se culminarán al inicio de la década siguiente.




En mayo de 1986 se incorpora Begoña Marlasca como nueva directora de la Biblioteca Pública del Estado. Una de sus primeras iniciativas es la realización de una encuesta pública para conocer la opinión que los usuarios tienen de la biblioteca y de sus servicios. Los resultados son reveladores y confirman una situación cada vez más evidente. Éstas son algunas de las conclusiones:

 “Es el sector de la población comprendido entre 15 y 30 años el que más utiliza los servicios de la biblioteca, con una significativa ausencia de otros colectivos sociales como amas de casa, trabajadores no especializados, parados, jubilados… La inexistencia de bibliotecas escolares es la principal causa de la enorme afluencia de estudiantes.”

[…] hubo 4 respuestas de lectores infantiles que expresan con mucha claridad la mala situación actual de la sección para niños. En estos momentos la sala de lectura infantil está cerrada a la espera de la mejora de sus deficientes instalaciones y de la dotación de personal preparado.”

[…] el fondo bibliográfico no es actual, y hay que reconocer que a ello contribuye la escasa dotación presupuestaria para las nuevas adquisiciones y la gravísima falta de personal…”

“[…] los actos culturales que se ofrecen en este centro no son satisfactorios para un gran porcentaje de los encuestados, tanto en cantidad como en variedad, y se alude a que las entidades organizadoras olvidan su publicidad y promoción, o interpretan mal los gustos y necesidades de la comunidad. Es cierto que no hay una buena dotación presupuestaria, ni instalación confortable y en buenas condiciones […]

“Un 75% [de encuestados] piden servicios nuevos […] destacando videoteca, fonoteca e información al lector.”



En 1987 se ponen en marcha diversas actividades para usuarios adultos, entre las que destaca el primer “Curso de fomento a la lectura para mujeres”, en colaboración con el Centro de Educación de Adultos de la ciudad, con el objetivo de fomentar la lectura entre el público adulto y extender los servicios entre la población no usuaria de la Biblioteca.


Asistentes a una de las sesiones del curso

Por lo que respecta a las instalaciones, debido a la falta de espacio para albergar las colecciones, a finales del mismo año se cierran las dos salas de exposiciones, quedando reconvertidas en depósitos de libros, y el servicio de préstamo de adultos se reubica en el vestíbulo.


Antiguas salas de exposiciones del vestíbulo (izquierda) y sótano (derecha) reconvertidas en depósitos de libros

Servicio de Préstamo por ventanilla habilitado en el vestíbulo


Entre 1988 y 1989 se llevan a cabo diversas obras de reparación y mejora del edificio que afectan a las instalaciones de calefacción, muro exterior, reparación de grietas en la sala del volado y reacondicionamiento y ampliación de la sala infantil, con el objetivo de hacerla más accesible e incluir en ella espacios para las actividades de animación lectora.






Años 90. Comienza la transformación.

En 1991, el Archivo se traslada a su nueva sede. La Biblioteca ya ocupa en solitario el edificio de la antigua Casa de Cultura, y a pesar de ello las limitaciones siguen siendo muchas. La mayor parte del espacio no es accesible para los usuarios, sino que está ocupado por las colecciones. Las instalaciones ofrecen un aspecto cada vez más envejecido. A pesar de todo, el desarrollo del sistema bibliotecario autonómico y el gran apoyo inversor del Ministerio de Cultura van convirtiendo a la Biblioteca Pública “Fermín Caballero” en el principal centro de información, ocio y cultura de la localidad, dirigido a todo tipo de usuarios, que sigue evolucionando para las importantes competencias que debe afrontar.

También en 1991 comienza la informatización del catálogo, un avance decisivo en la transformación de los procesos técnicos y la accesibilidad de los contenidos.

En esta década la Biblioteca comienza a participar en programas de cooperación de ámbito nacional, como el programa de catalogación cooperativa Rebeca, o el inicio del Catálogo Colectivo del Patrimonio Bibliográfico, que permitirá dar mayor visibilidad al valioso fondo antiguo de la Biblioteca y facilitará la labor a los investigadores.

Igualmente es ahora cuando se consolidan los programas de formación de usuarios y fomento de la lectura, el Taller de Lectura para adultos, que aún hoy perdura, los cuentacuentos y talleres infantiles o las Jornadas anuales de Animación a la Lectura en las que, través de préstamos de lotes de libros y encuentros con autores relevantes, se consigue acrecentar el hábito lector entre la población más joven, a la vez que se afianza la colaboración con el sistema educativo.


Encuentro de estudiantes de secundaria con Jordi Sierra i Fabra, en el marco de las Jornadas del Libro para Jóvenes "Música y literatura", noviembre 1991.

También en estos años se produce un importante aumento de colecciones, incluyendo ya los soportes audiovisuales y las grabaciones sonoras para adultos y niños. Pero el principal impulso lo recibe la colección local en 1996, gracias a la valiosa donación del archivo y biblioteca particular de Rogelio Sanchiz Catalán, que fuera primer bibliotecario profesional de la Biblioteca Pública “Fermín Caballero” entre 1899 y 1939. Esta importante colección (compuesta por unos 3.000 impresos libros y folletos de temática o autor local, y más de 15.000 ejemplares de periódicos y revistas conquenses, correspondientes a unas 160 cabeceras), constituye una documentación esencial para el estudio de la vida en Cuenca a lo largo del siglo XIX y primera mitad del XX.




En 1997 la Biblioteca recibe la noticia más esperada: se abre la fase de concurso para la redacción del proyecto de reforma y ampliación del edificio. El nuevo proyecto contemplará unas instalaciones modernas, accesibles, orientadas plenamente a los usuarios y tecnológicamente preparadas para afrontar las demandas de una sociedad inmersa en las tecnologías de la información. Las obras comienzan en el primer semestre de 1999 y, hasta su finalización, la Biblioteca se traslada temporalmente al edificio anteriormente ocupado por las Escuelas Aguirre, donde comenzará su transición al siglo XXI.

 

1999-2002. Sede provisional en el Centro Cultural Aguirre.

Desde que se conoce el proyecto de reforma de la Biblioteca, la prioridad de la Dirección se centra en buscar alternativas de espacio para poder seguir prestando, al menos, los servicios mínimos. En ningún momento se contempló la posibilidad de dejar a la ciudad sin Biblioteca durante todo el tiempo que durasen las obras.

Inicialmente se estudia la posibilidad de disponer de algún espacio provisional en las antiguas Escuelas Aguirre, donde el Ayuntamiento ya tenía previsto albergar el Archivo Municipal, una sala de exposiciones y otros espacios para asociaciones culturales. Finalmente, tras un intenso trabajo de negociación y cooperación entre administraciones, el Ayuntamiento cede provisionalmente el centro y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha acomete una profunda reforma para habilitarlo como Biblioteca y Centro Cultural, incluyendo la modernización completa de instalaciones y la dotación de mobiliario y equipamiento informático. El objetivo no es solo habilitar una instalación provisional para la Biblioteca mientras dure la reforma de su propio edificio, sino dotar a la ciudad de un nuevo equipamiento que permanezca más allá de dicha reforma.

El Día de Cuenca, 16 de julio de 1999, p. 13


En el año 2000 la Biblioteca Pública “Fermín Caballero” pone en marcha algunos de sus servicios, adelantando ya lo que será la nueva biblioteca en el siglo XXI: la mayor parte de las colecciones dejan de estar en depósitos cerrados y se disponen en libre acceso en las salas, donde los usuarios pueden consultarlas libremente; se incorporan los llamados nuevos soportes, como videograbaciones, grabaciones sonoras en CD o archivos electrónicos en CD-Rom, para niños y adultos; el préstamo incluye todos estos materiales y también las revistas, y se amplían los plazos de devolución; se facilita acceso gratuito a internet a través de ordenadores públicos, incluyendo sesiones de formación de usuarios en el uso de las nuevas tecnologías; las actividades culturales y de animación lectora se amplían con talleres de lectura en otros idiomas, presentación de publicaciones, sesiones de narración oral, cine y teatro.

Amago, Nuria. En Aguirre aún cuelga la etiqueta de provisional. En: Crónicas de Cuenca, Año IV, n. 191 (30 septiembre 2000), p. 17-19


Esta nueva sede provisional proporciona a la Biblioteca su oportunidad para iniciar su verdadera transformación como servicio público al servicio de la localidad: la apertura total a la ciudadanía, la adaptación a las nuevas necesidades individuales o colectivas, el diálogo abierto y constante con los usuarios, la adaptación de medios y la incorporación de las nuevas tecnologías de la información.

En 2002 la Biblioteca inicia su traslado de vuelta al edificio original de Fisac, ahora recién reformado. En el Centro Cultural Aguirre se mantendrá la dotación y el equipamiento que permitieron esta fase de transición y que, tras una nueva remodelación propia por parte de la administración local, dará origen a la creación de la Red de Bibliotecas Municipales del Ayuntamiento de Cuenca.


Comentarios