"Elio", el niño que ve el mundo en blanco y negro.


Elio se presenta como un niño dickensiano, literalmente más pobre que una rata  y ve el mundo en blanco y negro, que también es literal, pues sufre de acromatopsia. Su vida, que transcurre en un decrépito orfanato, cambia cuando es adoptado por un oftalmólogo y una mujer que siempre sonríe. 

La acción se sitúa a finales del XIX en medio de ese torrente convulso de creación de imágenes en movimiento en el que los hermanos Lumière presentan el cinematógrafo, pero aquí, el autor utiliza el "animatógrafo". Todo rodeado de intrigas, aventuras, magia y sociedades secretas.

Otra vez los dibujos del ilustrador Raúl Sagospe acompañan al texto de Diego Arboleda llenando de color y personajes los momentos de acción de la trama y la recreación de la época.

Comentarios